Los factores de riesgo psicosocial en el contexto de la auditoría

Los factores de riesgo psicosocial en el contexto de la auditoría

La falta de concienciación sobre cómo considerar los riesgos psicosociales en el marco de la auditoría es innegable. Aunque las empresas consideran ahora estos riesgos como parte de sus obligaciones, los organismos de acreditación prestan poca atención a este tema.

Hoy en día, no existe un enfoque confirmado en el contexto de la auditoría sobre cómo tratar los riesgos psicosociales, aunque algunos países, como España, exigen que una evaluación interna de salud y seguridad empresarial se lleve a cabo cada año, la cual incluye una evaluación psicosocial.

Este artículo explora los riesgos de seguridad y salud en el ámbito laboral, tal y como se perciben en el mundo de la auditoría, y explora dos tipos de riesgos psicosociales encontrados en auditorías:

  • Los riesgos psicosociales racionales, cubiertos por la auditoría de gestión seguridad y salud ISO 45001, que son medibles y rastreables.
  • Los riesgos psicosociales emocionales, también llamados problemas retorcidos, que no se miden ni se controlan.

¿Qué es un factor de riesgo psicosocial?

Los riesgos psicosociales se definen como el “análisis de la gestión del trabajo en los contextos sociales y organizativos que tienden a causar daños psicológicos, sociales o físicos”. 

Los riesgos psicosociales pueden ser racionales o emocionales, lo que provoca diferentes resultados en el entorno de trabajo. El análisis de los riesgos se incluye en la sección de seguridad y salud laboral del informe de auditoría y es donde se evalúan los riesgos psicosociales racionales. Sin embargo, se reconoce que las normas de salud y seguridad laborales ofrecen poca orientación sobre cómo evaluar los riesgos psicosociales emocionales.

Comprender la evidencia sobre los riesgos psicosociales

Dentro del enfoque tradicional de auditoría, los riesgos de salud y seguridad ocupacional tienen que ser rigurosos, objetivos y, por tanto, auditables (Power, 1996).

Sin embargo, los riesgos psicosociales no son lineales ni rigurosos, sino que son subjetivos e imprevisibles, y en consecuencia no siempre se pueden analizar dentro del marco tradicional de la auditoría. Debido a las dificultades para auditar los riesgos psicosociales, es necesario desarrollar una metodología de auditoría que pueda gestionar el lado retorcido de los riesgos psicosociales.

¿Qué son los riesgos psicosociales?

1. Riesgos psicosociales racionales

Los indicadores de riesgo en materia de salud y seguridad ocupacional se crearon para evaluar y rastrear los riesgos psicosociales dentro de una instalación durante una auditoría. La norma OHSAS 18001 proporcionó a las empresas indicadores sobre sus riesgos sociales internos, así como sus puntos fuertes y débiles.

Los indicadores racionales de salud y seguridad laboral evalúan la seguridad de los empleados y proporcionan información que puede convertirse en acción. Suelen ser medibles, lo que permite obtener indicadores a partir de los cuales se puede establecer un plan preventivo. Sin embargo, no todos los indicadores de salud y seguridad en el trabajo son rastreables: algunos riesgos psicosociales no son medibles y, por lo tanto, requieren otras herramientas para evaluarlos, comprenderlos y rastrearlos. Empecemos por describir las opciones disponibles para medir los riesgos psicosociales racionales.

2. Cómo medir los riesgos psicosociales racionales

Se sugieren tres opciones para evaluar los riesgos psicosociales racionales en el contexto empresarial, utilizadas individualmente o combinadas:

i) La auditoría ISO 45001 sustituyó definitivamente a la norma OSHAS 18001 el 1 de abril de 2021. 

Se trata de una auditoría de tercera parte que ocurre cuando una empresa contrata a un organismo de certificación para que realice la auditoría de sus instalaciones con vistas a la certificación.

La norma ISO 45001 incluye la gestión de salud y seguridad; políticas y observaciones sobre los riesgos de seguridad; gestión de los riesgos laborales; frecuencia de las reuniones de seguridad, etc. Sin embargo, los riesgos psicosociales sólo se mencionan brevemente en la norma, y queda la duda de si las auditorías que se realizan actualmente en la práctica cubren estos riesgos en una medida suficiente.

ii) La especificación de acceso público (PAS 1010) sobre riesgos psicosociales se publicó en 2011, fruto de la colaboración entre la British Standards Institution (BSI), el Instituto de Salud Laboral y Organizaciones (I-WHO) y la Universidad de Nottingham, GB. En su momento, el objetivo de este documento era desarrollar soluciones a las deficiencias de la norma OHSAS 18001, ya que estaba claro que el estrés laboral no se definía ni se abordaba en las auditorías.

El campo de los riesgos psicosociales es amplio e incluye la violencia moral y física, el acoso psicológico, la intimidación y el estrés laboral. Los riesgos son difíciles de evaluar y a menudo requieren atención individual. La organización European Foundation enfoca en la mejora de las condiciones de vida y de trabajo en la unión europea, y realiza encuestas periódicas en los países de la unión para evaluar las políticas relacionadas con el trabajo.

iii) Entrevistas internas o cuestionarios rellenados anónimamente por todos los empleados suelen proporcionar valiosa información interna.

Estos tres métodos de evaluación de riesgos ayudan a la gestión de seguridad y salud en el ámbito laboral para encontrar soluciones adecuadas a problemas rastreables y medibles.

3. Los riesgos psicosociales emocionales

A diferencia de los riesgos racionales, los riesgos emocionales vienen determinados principalmente por la forma en que las personas perciben los riesgos a los que están expuestas. La percepción es subjetiva porque afecta a cada persona de forma diferente. Los problemas relacionados con el estrés pueden causar mucha angustia en un individuo y ninguna en otro. Sin embargo, a diferencia de los riesgos racionales de salud y seguridad en el trabajo, los riesgos emocionales suelen ser imperceptibles y son difíciles de evaluar porque no siempre son medibles.

Aunque su aparición afecta al rendimiento de los empleados, no siempre es fácil encontrar la causa fundamental del malestar o la insatisfacción en el trabajo.

Con el paso del tiempo, estos riesgos psicosociales concretos han recibido el nombre de problemas retorcidos por la dificultad de encontrar evidencia o soluciones para resolverlos. El problema más conocido que afecta al entorno laboral actual es el “burn-out”, una combinación de dificultades físicas y psicológicas que provocan agotamiento y que afecta a trabajadores de todas las industrias en numerosos países.

4. ¿Qué es un problema retorcido?

Dos investigadores australianos definen el término problema retorcido como “un problema de sociedad característico por sus relaciones causa-efecto turbias, tanto como por la complejidad, la incertidumbre y la ambigüedad en el proceso de resolución del problema”. En consecuencia, para facilitar el entendimiento de los problemas intangibles, los autores elaboraron una lista de diez características:

1. No existe una definición precisa del problema retorcido.
2. Los problemas retorcidos no siguen reglas, por lo que no tienen una solución estándar. 

3. Las soluciones a los problemas retorcidos no son verdaderas o falsas, sino buenas o malas. 
4. No hay una prueba inicial y final posible en la solución a un problema retorcido.
5. Cada intento de solución a un problema retorcido es una operación única. Los resultados suelen ser irreversibles y la técnica de ensayo y error no se aplica.
6. Los problemas retorcidos no tienen soluciones teóricas, ni existe una descripción de como proceder.
7. Cada problema retorcido es único. 
8. Cada problema retorcido puede transformarse en el síntoma de otro problema. 
9. Las discrepancias del problema retorcido se pueden explicar de numerosas maneras.
10. El planificador no puede equivocarse. No hay tolerancia para los experimentos que fracasan.

Estas características del problema retorcido muestran la complejidad de los comportamientos emocionales. No existen indicadores para comprender los retos que supone la gestión de los riesgos emocionales. Por lo tanto, la búsqueda de soluciones para abordarlos está lejos de haber terminado.

5. ¿Cómo medir los riesgos psicosociales emocionales?

Aunque este ámbito es difícil de evaluar sin medición, a continuación se presentan tres enfoques posibles para gestionar los riesgos emocionales en el contexto empresarial:

  1. En su estudio empírico, tres autores sugieren llevar a cabo una evaluación interna de riesgos emocionales para valorar las necesidades empresariales. Esto suele hacerse mediante entrevistas individuales o cuestionarios, respetando la confidencialidad de los empleados. La evaluación de los trabajadores proporciona evidencia que puede usarse para mejorar el sistema de gestión.
  2. La tesis doctoral de una académica danesa ofrece un análisis exhaustivo de la gestión de los riesgos psicosociales, y sugiere que las habilidades del auditor son el elemento central a la hora de tratar asuntos tan delicados dentro de una organización auditada.
  3. Como sugerido en mi artículo sobre la inteligencia emocional, el control de los riesgos emocionales en el contexto de la auditoría comienza con la autoconciencia de la auditora. La inteligencia emocional es una habilidad y, por lo tanto, puede aprenderse y medirse; les corresponde a los organismos de certificación formar a sus auditores con los conocimientos necesarios para distinguir y abordar los riesgos psicosociales emocionales.

Los riesgos emocionales se perciben como retorcidos, con efectos multicausales que van más allá de las medidas de seguridad y salud laboral. La dificultad radica en el proceso de evaluación utilizado que no considera los problemas retorcidos por la dificultad en entender la relación causa-efecto y la incertidumbre de las soluciones.

La evaluación de los riesgos psicosociales racionales y emocionales, y sus consecuencias en la plantilla, no puede resolverse objetivamente solo con el enfoque técnico.

Las evaluaciones de los riesgos psicosociales emocionales deben ir más allá de los resultados medibles que propone la norma de auditoría, para comprender los factores psicosociales de estrés. Para ser exitoso, el proceso requiere entrevistas individuales con los empleados de manera a evaluar las deficiencias en las capacidades de gestión del entorno laboral. Solo cuando la auditora tenga las habilidades de entender los riesgos psicosociales racionales y emocionales de una empresa, se podrá realizar una evaluación psicosocial completa.

Uno de los retos para llegar a este objetivo es transformar los principios de auditoría en prácticas de auditoría. Se publicarán sugerencias en los próximos artículos de IMAGO.AUDITING.

¡Gracias!

Contáctanos con tus preguntas a info@imago-int.eu y visita nuestra página: IMAGO.AUDITING

1 Comentario

Pingbacks

  1. […] mi artículo sobre los riesgos psicosociales, describo los factores de riesgo dividiéndolos en dos categorías: los riesgos racionales y los […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*