El valor de la inteligencia emocional durante auditorias de cumplimiento

El valor de la inteligencia emocional durante auditorias de cumplimiento

En el mundo empresarial en general, y en el de la auditoría en particular, la inteligencia emocional es lo que permite a una persona pasar el día tranquilamente haciendo malabarismos silenciosos con las emociones que cruzan su mente y su camino. El respeto hacia la inteligencia emocional (IE) abre una nueva puerta, ya que las personas se hacen notar por sus valores individuales más allá de sus meros resultados profesionales 1.

La metáfora utilizada para este artículo en la fotografía de arriba es la de un haya sola en un campo de golf de Bruselas (Bélgica). El árbol ha estado allí desde hace años, manteniendo su equilibrio mientras se ajusta a las afecciones meteorológicas y a las transformaciones humanas. En el mundo empresarial, los que se mantienen de pie como el haya, son los líderes que captan el impacto de la IE, ajustándose constantemente al cambio interior y exterior tanto como a la transformación medioambiental.

La IE se ha convertido en un activo reconocido, especialmente durante la búsqueda de perfiles de alto nivel. Sin embargo, aunque sus beneficios reciban un reconocimiento mundial en todos los niveles de la sociedad, su enseñanza sigue escasa durante las formaciones técnicas. Esta fotografía fue tomada durante una formación en Iquitos, en la región amazónica del Perú, donde un grupo de adolescentes se reunieron con sus lideres en un centro comunitario para aprender y practicar las técnicas de la inteligencia emocional 2.

1 https://www.psychologytoday.com/intl/basics/emotional-intelligence
2 Proyecto organizado por www.infant.org.pe, fundado por UNICEF (2018).

¿Qué es la inteligencia emocional?

El término inteligencia emocional fue utilizado en los años 1990 por dos investigadores norteamericanos y popularizado en 1995 por el libro Inteligencia Emocional de Daniel Goleman, donde define la autoconciencia como “el primer componente de la inteligencia emocional; lo cual, tiene sentido si se toma en cuenta que, desde cientos de años, el oráculo de Delfos le da al caminante el consejo de “conocerte a ti mismo” 3.

En otras palabras, la inteligencia emocional es la habilidad de “reconocer, comprender y gestionar tanto sus propias emociones propias como las de los demás”.

En la revista Harvard Business Review, Goleman explica cómo la autoconciencia permite a cualquiera superar una situación gracias a la toma de conciencia situacional activada por la inteligencia emocional.

3 Goleman Daniel, 1995. Inteligencia Emocional, p. 95.

Las emociones y la razón están conectadas

Dr. António Damasio, experto en emociones, va más allá al afirmar que las emociones y los sentimientos son el centro de todas las interacciones humanas. Sugiere que “las emociones y la razón son una misma cosa: las emociones son en el punto de partida de un proceso que evoluciona progresivamente hasta convertirse en razón”. Y puesto que “las emociones son nuestro guardaespaldas” ¡más vale que las entendamos!

El conocimiento de nuestras propias emociones y nuestra habilidad en controlar su aparición repentina y su flujo es un indicador de la presencia de una autoconciencia personal.

La prevalencia de la autoconciencia

Cuando se utiliza con sabiduría, la autoconciencia es una fuente insaciable de conocimiento que facilita las interacciones con los demás. Fred Kofman afirma que los buenos negocios comienzan con la autoconciencia de sus líderes: “un líder que aprende a descifrar las emociones íntimas, los comportamientos, las expectativas, los objetivos, las luchas, es capaz de mantener la compostura frente a sus empleados, con mente abierta. Se debe dominar el autoconocimiento antes de pretender entender las emociones ajenas” 4.

Viene a cuento el famoso dicho: ¡juzga a ti mismo antes de juzgar a los demás!

Nuestra personalidad se compone de rasgos positivos y negativos. La autoconciencia es la capacidad individual de reconocer nuestras fortalezas y debilidades personales. Esto incluye el conocimiento de nuestros propios límites y el umbral más allá del cual una situación se vuelve difícil de manejar. Un líder consciente de sí mismo usa objetividad para reconocer lo que está bien o mal hecho, identificando los errores y encontrando soluciones posibles.

4 Kofman, Robert. 2006. Conscious Business, p.3 & 5.

La práctica de la inteligencia emocional

Volviendo a la teoría del Dr. Damasio, la inteligencia emocional requiere conciencia y entrenamiento porque nuestro cerebro recuerda experiencias positivas y negativas llamadas “marcadores somáticos”, almacenados desde la infancia. El reto es el de elegir el marcador correcto en el momento adecuado, y esta habilidad requiere práctica.

Los marcadores somáticos grabados en nuestra memoria incluyen la marca positiva o negativa desde un principio. Forman nuestro ámbito emocional básico y es la responsabilidad de cada individuo el actualizar y modificar estos marcadores para ajustarlos a las necesidades actuales. La inteligencia emocional aporta la conciencia necesaria para analizar situaciones, ajustarlas a las necesidades y si necesario, construir una estrategia para seguir adelante.

El impacto de la inteligencia emocional en el mundo empresarial

El Consorcio para la investigación de la inteligencia emocional proporciona amplios ejemplos sobre el campo de la IE. Uno de los ejemplos propone añadir un valor mercantil a los beneficios de la IE, y lo menciono para demostrar el poder de este conocimiento a menudo descuidado.

Los miembros de una empresa de consultoría fueron evaluados en sus competencias de IE y los resultados mostraron que “los socios que obtuvieron una puntuación por encima de la media en 9 o más de las 20 competencias ganaron 1,2 millones de dólares de beneficios adicionales que los demás socios, lo cual representa una ganancia del 139%”.

5 Boyatzis, R. et al., 1999. Clustering competence in emotional intelligence.

Inteligencia emocional durante una auditoría de cumplimiento

El gráfico mas abajo compara actitudes positivas y negativas durante una auditoría de cumplimiento, que conducen a resultados drásticamente diferentes:

Un auditor consciente de sí mismo muestra la voluntad y la capacidad de adaptarse a una situación y fomenta los intercambios constructivos para cumplir con los requisitos de la certificación: esto es IE aplicada para el beneficio de todos. En el caso de un auditor sin compromiso emocional, surgen dificultades para mantenerse centrado y su comportamiento afecta al resultado de la auditoría.

La IE de la auditora es un factor determinante en el resultado de una auditoría. Este ejemplo simplificado subraya cómo una auditora emocionalmente comprometida está preparada para afrontar las incertidumbres. La auditora no preparada se muestra indecisa, abrumada y frustrada, lo que provoca la frustración de los auditados y ralentiza el proceso de auditoría.

Pruebas de inteligencia emocional

La IE es una habilidad y por lo tanto puede aprenderse y medirse.

Existen varias opciones de pruebas que miden el autoconocimiento y la capacidad de una persona a resolver problemas, los cuales resultan en un coeficiente emocional. Kofman afirma que las personas con un cociente emocional alto suelen ser mejores líderes o compañeros de trabajo, porque son capaces de escuchar las experiencias de los demás.

Se han creado pruebas para evaluar la inteligencia emocional de los empleados y un test de IE conocido fue creado por el equipo Mayer, Salovey y Caruso, llamado MSCEIT: los autores afirman que “la inteligencia emocional es una de las numerosas partes de nuestra personalidad. ¿Es el predictor más importante del éxito en la vida o en el trabajo? Probablemente no, ya que forma parte del éxito sin necesariamente ser el único valor ni el más importante”.   

Opciones de aprendizaje de la inteligencia emocional

Existen varias opciones para acompañar personas o equipos deseosos de formarse en IE:

1. A nivel universitario, las clases de IE se ofrecen ahora como parte integrante de un plan de estudios de liderazgo, e incluyen prácticas con herramientas de evaluación y ejercicios experimentales.

2. En el mundo corporativo, las empresas de comunicación ofrecen programas de formación en IE para empleados, activados con prácticas y ejercicios. Los programas incluyen habilidades para enfrentarse a situaciones inusuales sin sentir miedo ni ira. Los directores de recursos humanos conocen las pruebas de IE disponibles para evaluar candidatos a puestos de alto nivel.

3. IMAGO.AUDITING ofrece orientación y apoyo a organizaciones deseosas de ampliar su IE.

Una conclusión de este artículo es la relevancia de la IE en cualquier otra profesión en general, y en la de auditor en particular. Lo/as directivo/as de empresas deberían considerar con mas interés la posibilidad de formar a su personal en IE porque

La inteligencia emocional se está convirtiendo en un activo indispensable.

Cualquier persona que desee recibir una formación en IE notará cambios a nivel personal y profesional. La IE desempeña un papel crucial en la adquisición de confianza personal y su práctica permite dirigir conversaciones difíciles sin efectos perjudiciales: La IE ofrece herramientas de negociación para llevar una vida personal y profesional mas balanceadas.

¡Gracias!

Contáctanos con tus preguntas a info@imago-int.eu y visita nuestra página: IMAGO.AUDITING

2 Comentarios

Pingbacks

  1. […] El valor de la inteligencia emocional durante auditorias de cumplimiento […]

  2. […] sugerido en mi artículo sobre la inteligencia emocional, el control de los riesgos emocionales en el contexto de la auditoría comienza con la […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*